Franz Renggli psicoterapeuta prenatal

 
 

 

Mi trabajo como psicoterapeuta prenatal


Trabajo en mi consultorio desde hace cincuenta años. No hablo solamente con mis clientes, sino que también trabajo con sus cuerpos. Mi especialidad es volver mis clientes a su nacimiento y embarazo incluso el momento de la concepción. En esta terapia no es posible trabajar con recuerdos, porque éstos comienzan con el lenguaje con 2 ó 3 años, por eso es necesario trabajar con el cuerpo. A través de experiencias, nosotros/as psicoterapeutas corporales ahora sabemos que el cuerpo no olvida nada - todo esta memorizado en él.

Trabajo también con niños que todavía no hablan: son niños que gritan mucho, no pueden dormir o presentan algún otro síntoma. Cuando los padres entran en mi consultorio los observo a todos, a los padres y al  niño. Normalmente el bebé está tranquilo en los brazos de sus padres. De las experiencias en la psicoterapia prenatal sabemos que el niño es del todo consciente aunque no pueda hablar - consciente incluso durante todo el embarazo.

Cuando los padres comienzan a contar por qué razón vienen a mí, por qué buscan mi ayuda, el bebé está normalmente sosegado y tranquilo - pero con el tiempo comienza a estar agitado o grita : y en esta situación reconozco que aquí está el trauma del niño. En este momento pido a las padres que se callen y comienzo a trabajar con el cuerpo del bebé. Eso es solamente posible si estamos en una buena relación con nuestros ojos, nuestra mirada, - esto es importante conseguirlo antes de que el niño comience a gritar.

Es posible que yo lo acompañe a través de una fase de grito muy intenso porque en la casa los padres intentan calmarlo lo más rápido posible. Es importante dejarlo gritar, porque el niño con sus llantos cuenta ,,su historia". Es posible que esta fase tarde mucho y yo estoy presente, con todo mi corazón abierto para el/la niño/a e intento comprender lo que él me cuenta.

Pero: sé de mi experiencia que el niño con sus lágrimas provoca sentimientos de culpa en sus padres que creen que no son suficientemente buenos. En realidad el niño evoca con sus lágrimas el ,,niño herido" en sus padres! Por eso no pueden acompañar a sus niños con tranquilidad.

Ahora comienzo a trabajar - mientras que el niño grita - no solamente con él, sino también con el ,,niño herido" en los padres y pregunto por ejemplo: ¿qué sientes si tienes el niño gritando en tu cuerpo? Y quizá la madre res-ponde que tiene dolor en su corazón o que toda su espalda está contracturada o cualquier otra reacción en su cuerpo. Empiezo a trabajar con esos dolores, síntomas de los padres. Y sé que los padres están con toda su consciencia ,,en el cuerpo" del bebé, lo que significa: ,,ninguno está en casa". El niño pierde así toda sensación de seguridad, se siente desprotegido porque la madre y el padre no están conscientes en sus propios cuerpos. Intento acompañar el dolor del bebé y también guiar a los padres en sus cuerpos y que ellos permanezcan allí. Es posible que comiencen a sentir su propio dolor emocional y abandono, y empiecen a llorar ellos mismos.

En ese momento el niño para de gritar, está silencioso y sosegado, y quizá duerme en el cuerpo de sus padres. Un momento sagrado y yo no digo nada, estoy solamente presente - con mi corazón amplio y abierto.

Los padres comprenden que las lágrimas o las dificultades para dormir no son el resultado de no ser buenos padres, sino el resultado de sentimientos reprimidos en ellos mismos. Cuando el bebé comienza a gritar es necesario que los padres no estén con su llanto, sino con ,,el niño herido" en sí mismos, lo que significa permitir todos los sentimientos que provoca el bebé con sus lágrimas. Esto es la óptima ayuda para sanar sus sentimientos. Normalmente basta una sesión de dos horas para tranquilizar a un niño llorando, para que los padres comiencen a sentir sus sentimientos escondidos. Las personas no están nunca tan abiertas a sentir y mostrar todos sus sentimientos como en el nacimiento o como en el embarazo.

Es maravilloso trabajar con ellos y con su bebé. Esta es mi terapia con niños.

 

Mi trabajo con adultos

Las modernas ciencias medicinales saben que nosotros estamos influenciados en el embarazo y muy especialmente en los tres primeros meses: cuando están diferenciados todos los órganos. Estas fases tempranas deciden si vamos a estar sanos o por contrario enfermos en nuestras vidas futuras. Y en estas fases se deciden nuestras grandes enfermedades como: trastornos cardíacos o infarto, obesidad, enfermedades de glucemia (diabetes), cáncer o la esquizofrenia etc. Y cuanto más temprano se origina el trauma más duradera va a ser su influencia sobre la vida futura. Lo que la medicina ha explorado en los últimos tiempos, la psicología prenatal lo ha investigado durante 100 años y ha descubierto que un niño, un bebé, es un completo ser humano consciente, desde el momento de la concepción. Pero nuestros recuerdos conscientes comienzan en el segundo o más bien en el tercer año de vida, cuando nuestro lenguaje se desarrolla. Todos estos primeros ,,recuerdos" están impresos en el cuerpo y allí no se olvida ninguno.

Por consecuencia yo trabajo intensamente con el cuerpo, con contacto corporal, con masaje, incluso el contacto puede ser muy cercano - pero siempre pregunto primero al cliente si esto es posible o si él /ella lo quiere. Nunca toca una persona si él /ella no lo quiere!

En la mayor parte de nuestra sociedad, en el abismo del alma está escondida una parte aislada, triste y desesperada. Es por eso que en mi trabajo la cercanía y el contacto corporal son muy intensos. Por el contrario: nuestros límites están heridos también de forma muy intensa: es posible que estas personas rechacen cualquier contacto! En estos casos estos clientes manifiestan agresividad y / o rabia, de forma abierta o al contrario escondidas en su alma. Estas personas no quieren contacto ni ayuda de nadie! Es muy importante que estas personas puedan expresar su disgusto y su enfado.

Por consecuencia mi trabajo es muy especial: la terapia es en grupos de ocho personas que asisten regularmente todas la semanas tres horas o en un seminario de tres días con siete personas que se llama: ,,Un viaje al propio embarazo y al nacimiento,,. Yo trabajo siempre con una co-terapeuta.

Mis clientes vienen a mí con diferentes dificultades: en sus relaciones, trabajos, amistades, con sus padres o sus hijos etc. Frecuentemente son personas que tienen ya mucha experiencia terapéutica, pero no son capaces de superar / cruzar un cierto umbral / límite en sus vidas sin caer en su viejo trauma - con todos los síntomas conocidos, dolores, sentimientos difíciles o insoportables. El grupo es como una matriz o útero, y la persona que quiere trabajar - abrir sus problemas, conflictos y miedos - es como una alma del otro mundo que ha decidido viajar a sus padres en este mundo.

Todo puede ocurrir en estas terapias, en esta persona: todas las sensaciones corporales o sentimientos pueden sentirse o expresarse libremente como sentimientos de la concepción, del embarazo, del nacimiento o emociones y dolores de la vida como bebé: sensaciones en el cuerpo, todas las formas de sentimiento, imágenes internas, recuerdos, impulsos o el deseo de que otra persona del grupo lo / la ayuda. Yo estoy solamente presente, y guío al grupo, con mi corazón abierto y con todos mis sentimientos. Sin juicio de todo lo que pasa. Abierto de corazón a corazón.

Mi co-terapeuta y yo observamos las reacciones del grupo que pueden ser muy diversas y que pueden representar una parte disociada del trauma del cliente que está ,,viajando" o de su familia. Y muy especial: estas personas en el grupo pueden tomar diferentes papeles o personajes: el papel del padre o de la madre o incluso una parte de su personalidad, la parte buena / positiva o mala / negativa.

Todo esto es mucha teoría. Por eso quiero dar un ejemplo de mi grupo de los miércoles. Una mujer, Eva (el nombre es inventado), es una participante de mi grupo desde hace 4 años, originalmente vino con su bebé que lloraba mucho y ella misma estaba desesperada y muy triste con esta situación, porque creía que era una madre insuficiente, ligada con un sentimiento de inferioridad. En este grupo que quiero describir, Eva comienza con un sentimiento de inseguridad con el grupo y no sabía si quería quedarse o abandonarlo y no sabía el origen de esos sentimientos desagradables. Desde el principio mi co-terapeuta Ania tuvo un sentimiento fuerte de proteger a Eva. Una tristeza muy profunda surgió poco a poco en ella. El corazón de Ania y de Maria, otra participante del grupo, se abrieron profundamente y Ania deseó tocar los pies de Eva que estaba acostada en el medio del grupo sobre un futón. Eva estaba de acuerdo y deseaba que Maria se sentara a su lado. Los demás en el grupo comenzaron a reaccionar con ojos cerrados, lo que se llama ,,disociación" como expresión de un profundo agotamiento de Eva. Sorprendentemente, en esa situación, también Ania, mi co-terapeuta, comenzó a disociar - aunque su corazón estaba muy abierto al comienzo del trabajo. Cuando Eva se dio cuenta de esto, ella deseó claramente que Ania dejara el grupo. Ania estaba completamente desorientada![1]

En ese momento me siento al lado de Maria, que me señala que estoy muy cerca y que desea un poco de distancia. Ella desea que masajee sus pies, pero todo lo que ofrezco no es correcto para ella, no puede aceptar que viene de mí. Al contrario comienza a coquetear con Pedro. Pero cuando se sienta cerca de Maria, ella se siente amenazada por Pedro. En esa situación, Eva está sorprendida y cuenta: ,,como en mi infancia: mi madre estaba siempre coqueteando con otros hombres". Sus padres no tenían ninguna oportunidad de ser una pareja, de ser amados, porque compartían sus miedos. Eva nos recuerda que su madre había perdido un niño en el 9. mes del embarazo, inmediatamente antes del nacimiento. Pero - ella decía - durante todo el embarazo de Eva no tuvo nunca miedo de perderla. Esto significa que la madre no reconoció su miedo durante todo el embarazo de Eva.

Cuando Eva cuenta la historia de su infancia, de su embarazo, Maria del grupo comienza a llorar porque tiene muchos e insoportables dolores en su matriz! Ania, mi co-terapeuta ha regresado al grupo, está sentada y tranquila en un rincón del piso y le pregunta a Maria, si ella puede sentarse a su lado y tocar para proteger su matriz. Eva por el contrario está muy tranquila y relajada.

¿Qué significa todo eso? Hay que destacar que Eva como adolescente tenía un relación muy cercana con su padre y se preocupaba y ocupaba de su salud y bienestar. Desde que ella se dio cuenta que su padre era y es completamente prisoniero de sí mismo y que no puede ver más allá de sus ojos, ella decidió, a pesar de muchos intentos durante varios años, renunciar y romper  todo contacto con su padre. Con su madre comprende que existe una situación comparable: ella ha negado todos sus miedos durante su vida, especialmente durante el embarazo de Eva.

Aquí está el origen del dolor insoportable en la matriz de Maria! Ella sintió el dolor y los miedos de la madre de Eva. Aquí está también el origen de la gran tristeza de Eva y su furia que aparecieron después del nacimiento de su hijó por eso ella ha buscado por primera vez mi ayuda. [2]

Respecto a Eva quiero añadir que creí en esos momentos en los que ella vino con su marido y su niño, que esta pareja no tenía la posibilidad de una relación amorosa y que era una cuestión de tiempo que se separaran. Sin embargo después de su trabajo de 4 años en el grupo ella habla muy cariñosamente de su marido y algunas veces tiene una relación sexual excitante con él. El miedo a su agresividad era exorbitante - pero ahora es posible para ella sentirlo! Y es posible tener unos límites absolutamente claros - como ella por ejemplo deseó que Ania (la parte mala de su madre) abondanara el grupo.

Mientras más sienta Eva su vieja rabia, más incrementa su fuerza! Ella ha aprobado un examen para ser profesora - y quiere educar alumnos en una escuela alternativa. Ella y su niño tienen una fuerte relación de amor. Eva es un mujer extraordinaria.

Yo amo mi trabajo y es una parte muy importante en mi vida. Aprecio mucho a las personas que buscan mi ayuda - y siento como ellas/ellos me aprecian. Es una fuente de mi felicidad y diversión. Con mis 77 años mi presencia y mi cariño en las terapias se agrandan y profundizan. Es una aventura descubrir cada vez la esencia divina en todos los seres humanos, escondida en sus miedos, dolores y conflictos.

 

 

 

Muchas gracias a Mariana Santonato y Nuria Blat por la corrección de mi texto.


[1] (Eva como niña estaba muchas veces furiosa. Y la madre de Eva desacreditaba completamente esos sentimientos, tanto que Eva ,,olvidó" esa agresividad y se convirtió en una hija tímida. En el grupo su miedo a su agresividad y a su rabia fue cada vez más intenso. Con este límite contra Ania: contra una parte mala de su madre, Eva comenzó  a protegerse a sí misma. Su agresividad escondida, cubierta con muchos miedos, tuvo así la posibilidad de reducirse, de disminuir.)

[2] (Debido a que la madre ha convertido a Eva en una niña tímida, ella ha perdido la capacidad de expresar su furia, y por consecuencia su fuerza. Esto significa que lo más profundo de su alma estaba ,,paralizada" con sentimientos de inferioridad.)

 



  Franz Renggli - Körperpsychotherapeut /Paar-, Baby- und Familientherapeut
Nonnenweg 11 - CH-4055 Basel - Tel. (0041) 061 271 62 32 - www.franz-renggli.ch